miércoles, 25 de noviembre de 2015

Otegi, año seis


Arnaldo Otegi lleva más de seis años en prisión. Para ser exactos han pasado 2.232 días desde que Baltasar Garzón ordenara su ingreso en prisión el 16/10/2009. Recordemos que está en la cárcel por intentar formar un partido político que a día de hoy es legal (Sortu) y que junto a él fueron condenados otros cuatro compañeros en el “caso Bateragune”: Miren Zabaleta, Sonia Jacinto y Arkaitz Rodríguez (los tres en libertad desde 2011) y Rafael Díez Usabiaga (aún recluido). Se trata de una condena política como otras tantas de nuestra ejemplar democracia, propias de una legislación de excepción aún vigente y de un ejecutivo que maneja el poder judicial a su antojo y sin rubor alguno.

Hoy el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se pronunciará sobre el recurso presentado por Arnaldo Otegi contra la sentencia del TC que le mantiene preso. Cabe la posibilidad de que se decrete su inmediata puesta en libertad e incluso se sancione al estado español (multa que por supuesto no pagará, como nunca hace en estos casos), lo que en la práctica adelantaría tan solo unos meses su salida de la cárcel puesto que cumple el fin de la condena el próximo abril. No obstante, simbólicamente, el golpe que asestaría a la ya entredicha imagen del Tribunal Constitucional sería enorme; la demostración tácita de su instrumentalización política por parte del gobierno. ¿Consecuencias a nivel político estatal? Aparte de los titulares incendiarios de la prensa de la caverna, probablemente ninguna. ¿En Euskadi? Otro paso de más de Otegi hacia la  Lehendakaritza, elevado a la categoría de héroe gracias a la ineptitud de la derecha española. Seguid así.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Nauru


¿Cuál es la república más pequeña del mundo? ¿Y el país más pequeño de Oceanía? ¿La nación con mayor porcentaje de obesos? Todas estas preguntas tienen la misma respuesta: Nauru, un pequeño estado micronesio situado cerca de la línea del Ecuador. Está formado por una sola isla de 21km2, cuyo origen geológico parecen ser depósitos de guano acumulados durante miles de años, o lo que es lo mismo, la isla se sustenta sobre un enorme montón milenario de mierda de pájaro. Fue la explotación de la minería de este suelo, rico en fosfato, lo que le proporcionó al país en los 70 su época gloriosa de bonanza económica, llegando el PIB per cápita a ser uno de los más altos del mundo.

Hasta aquí todo genial. Prosperidad, paz e independencia en una isla del Pacífico sobre una montaña de heces. Pero la gestión de esta riqueza no fue precisamente óptima. La mano de obra empleada para la extracción del fosfato se importó, mayoritariamente de China, y los nuaruanos se conformaron con vivir de rentas y subsidios sin trabajar. El capital por tanto se fugó progresivamente del país rumbo a Asia. Después llegó la crisis de los 80, el fosfato dejó de venderse como antes y el impacto ambiental de su explotación masiva impedía ya el cultivo de gran parte de las tierras. A partir de ahí comenzó la deriva de un país sin recursos y una población acomodada. Endeudamiento exponencial, transformación en paraíso fiscal, sucesión de gobiernos inoperantes y más crisis. A esto hay que sumar la occidentalización de su dieta y el sedentarismo que elevaron su tasa de obesidad hasta el 94%, muy por encima de otros países top gordos como EEUU (69%) o México (71%). Las consecuencias directas de esto fueron el aumento de las enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión o arteriosclerosis, la multiplicación de las muertes cardiovasculares y la reducción de la esperanza de vida hasta los 58 años.

En resumen, el despilfarro, la mala gestión, las inversiones inútiles, la explotación descontrolada de los recursos, la corrupción y la mala distribución de la riqueza arruinaron el futuro de un país privilegiado¿De qué me suena esto?